¿El héroe que el DCEU necesitaba? Sin duda alguna. Arthur Curry, Aquaman, llega a los cines para rescatar y refrescar el alicaído proyecto de Detective Cómics en la pantalla grande.

Por Diego Gálvez

Screen-Shot-2018-06-15-at-3.23.40-PM.png
El director ancla de Warner Bros. y una máquina de hacer cintas taquilleras, James Wan, es quien asume este arriesgado proyecto, dando rienda suelta a su manejo filmico (planos secuencia impecables), dejando en claro que es capaz de unir la aventura, el terror y la comedia en una sola cinta, sin dejar de lado lo heroíco que posee Aquaman.

Después de ver lo que se hizo en Justice League, muchas fueron las dudas sobre el manejo de las escenas bajo el agua y como Amber Heard y Jason Momoa como protagonistas de su propia cinta. Las escenas bajo el agua se ven muy limpias, con pequeños detalles pero entendibles, además, Wan sabe que Momoa es puro carisma y no se guarda nada en hacer que su Aquaman sea más Momoa que cualquier cosa, eso sí dejar de lado la versión de los cómics que tiene el personaje.

Pese a que se podría decir que la película cuenta con dos villanos, los tiempos en cámara están bien dosificados. Ocean Master, Patrick Wilson crea un papel creíble y Yahya Abdul-Mateen II aka Black Manta tiene su rol con un origen coherente pero que carece de desarrollo, sobre todo sabiendo la importancia que tiene en los cómics y en la historia de Aquaman.

aquaman-mera-900x600
La química entre Mera y Arthur es instantánea, la cinta juega con los clichés de los protagonistas destinados a estar juntos. James Wan tampoco se desapega del todo de su género favorito; el terror, y es por eso que muchas escenas estan marcadas por silencios bien usados y pausas bien logradas.

Por otro lado, si antes se podía dudar de la calidad de los efectos especiales de las cintas de DC, ahora eso queda en el pasado, hay un manejo de CGI sobresaliente y las escenas marítimas son espectaculares, quizás uno de los puntos más altos de la película.

Aquaman resulta ser una pausa en el DCEU, alejándose levemente de Justice League y demostrando que con buenas ideas y sin apurar los proyectos se puede hacer una cinta que respete a sus propios personajes y que a la vez sean bien recibida por el público.

¡Larga vida al Rey Arthur!

DEJA UNA RESPUESTA